SANGRADURA DEL NARIZ - Causas y Tratamiento

SANGRADURA DEL NARIZ - Causas y Tratamiento

El sangrado nasal, llamado en medicina de epistaxis, es una situación muy común, que llega a acometer más del 60% de la población en algún momento de la vida.

A pesar de asustar, los sangrados de la nariz raramente provocan alguna complicación relevante. En la inmensa mayoría de los casos, la pérdida de sangre puede ser fácilmente controlada en casa, sin asistencia médica.

En este artículo sobre sangrado nasal vamos a abordar los siguientes puntos:

  • Tipos de epistaxis.
  • Causas de sangrado de la nariz.
  • ¿Qué hacer cuando la nariz sangra.
  • Tratamiento médico de los sangrados nasales.

Tipos de epistaxis

La cavidad nasal es altamente vascularizada y sus vasos son relativamente superficiales, principalmente en la región más anterior de la nariz. La hemorragia nasal se epistaxis suele clasificarse en anterior y posterior epistaxis.

La epistaxis anterior se dispara la forma más común de sangrado de la nariz. Se produce cuando hay lesión de los vasos en la región anterior de la mucosa nasal, más cerca de las narinas. En esta región, varias pequeñas arterias se unen, formando un enmarañado vascular conocido como plexo de Kiesselbach, que es un sitio muy frágil, que sangra con facilidad.

La epistaxis posterior es más rara, siendo responsable de sólo el 5% de los casos de sangrado nasal. A pesar de ser menos común, los sangrados posteriores suelen ser más voluminosos y de difícil control. Los pocos casos de epistaxis que requieren atención médica de urgencia son generalmente aquellos que tienen origen en la región posterior de la cavidad nasal.

La epistaxis es más común en niños menores de 10 años y en adultos de más de 45. Esto no significa en modo alguno que los adolescentes y adultos jóvenes no puedan tener sangrados por la nariz.

¿Cuáles son las causas de sangrado de la nariz?

La mayoría de los casos de epistaxis aparecen por traumas en la mucosa nasal. El acto de colocar el dedo dentro de la nariz para quitar meleca es la principal causa.

Otras situaciones que también aumentan el riesgo de sangrado nasal son:

- Cuando la humedad del aire se encuentra muy baja, la mucosa nasal se vuelve más seca e irritada, haciendo que las lesiones en el lugar se vuelven más fáciles de ocurrir. Las personas que pasan el día en lugares cerrados con aire acondicionado o calentamiento conectado son los más susceptibles a presentar sangramientos por la nariz.

- Infecciones de las vías aéreas o cuadros alérgicos que provoquen irritación de la mucosa nasal y rinitis también son factores de riesgo para la epistaxis (lea: RINITE ALÉRGICA | Síntomas y tratamiento).

- Las personas que sufren traumatismo en la cara, como en accidentes de automóvil o agresiones físicas, pueden pasar a tener sangrados de la nariz de forma intermitente. Los pacientes con desviación de septo también suelen tener más episodios de pérdida de sangre nasal.

- En niños pequeños, la presencia de un cuerpo extraño (tipo grano de arroz o frijoles) inoculado dentro de la nariz sin el conocimiento de los padres puede ser la causa del sangrado. La señal es la presencia de sangre acompañada de secreción purulenta.

- Pacientes en uso de medicamentos que interfieren en la coagulación sanguínea, como los anticoagulantes heparina o warfarina (lea: VARFARINA (Marevan, Varfine, Coumadin) también presentan un mayor riesgo de epistaxis. Las drogas usadas para disminuir la acción de las plaquetas, como la Aspirina (AAS) o el clopidogrel también aumentan el riesgo de sangrados, pero no tanto como los anticoagulantes (lea: ASPIRINA | AAS | Indicaciones y efectos secundarios).

- Pacientes que hacen uso crónico de corticoides intranasales también están bajo mayor riesgo. De igual modo, el uso excesivo de descongestionantes nasales también puede irritar la mucosa de la nariz, favoreciendo la epistaxis.

- Los usuarios de cocaína a menudo presentan lesión de la mucosa nasal y sangrados por la nariz (lee: COCAÍNA | CRACK | Efectos y complicaciones).

- Tumores de la cavidad nasal suelen provocar sangramientos, pero afortunadamente, responden sólo por una minoría de los casos de epistaxis.

Las causas menos comunes de sangrado nasal frecuente incluyen las enfermedades de la coagulación, como hemofilia o enfermedad de von Willebrand, y malformaciones de los vasos de la cavidad nasal, como ocurre en la enfermedad de Osler-Weber-Rendu.

A pesar de ser popularmente aceptado, la hipertensión arterial parece no ser causa de epistaxis. No hay consenso en la literatura médica, pero la tendencia actual es no considerar la hipertensión como factor desencadenante de los sangrados nasales. Lo que ocurre a menudo es la elevación de la presión después del inicio del sangrado, debido a la ansiedad que la pérdida de sangre, a veces voluminosa, provoca en el paciente.

¿Qué hacer cuando la nariz sangra?

La gran mayoría de los sangrados de la nariz es autolimitada y puede ser controlada en casa. Mientras se intenta estanque el sangrado es importante evitar que la sangre vuelva hacia adelante, yendo hacia la faringe, lo que favorece su deglución o hasta su aspiración por los pulmones, si el sangrado es muy voluminoso. Por lo tanto, el acto de levantar la cabeza o acostarse con la nariz tapada por una compresa de pepel higiénico, algodón o gasa está equivocado. Esto no acelera la cicatrización y aún puede llevar al paciente a deglutir o aspirar sangre, principalmente en el caso de los niños.

El modo correcto de estacar un sangrado nasal es sentarse, inclinar levemente el tronco y la cabeza hacia adelante y con los dedos pulgar e indicador apretar las narinas por el lado del exterior, para tapar la salida de sangre. Mantenga la nariz apretada por al menos 5 minutos ininterrumpidos. No se quede la presión de los dedos a toda hora para ver si el sangrado todavía persiste. Las compresas frías por el lado de afuera en la nariz también se pueden utilizar. Si después de 5 minutos el sangrado persiste, repita la operación, ahora manteniendo la presión por 10 a 15 minutos.

Después del cese del sangrado, quede en reposo durante al menos 1 hora. No asa la nariz y no haga esfuerzo físico por el resto del día. Procure mantener la cabeza por encima del nivel del corazón (no deje ni ponga la cabeza entre las piernas) para reducir la presión sanguínea en los vasos de la nariz.

Si después de 20 minutos de compresión nasal el sangrado persiste, o si hay hemorragia nasal, con sangrado es muy voluminoso desde el principio, busque ayuda médica.

Otros motivos para buscar ayuda médica debido a sangrados nasales son:

- Epistaxis que surgen después de traumas de la cabeza.
- Epistaxis recurrentes, que van y vuelven a lo largo del día, por varios días seguidos.
- Pacientes en uso de anticoagulantes que presentan sangramiento nasal deben buscar atención médica para evaluar la posibilidad de intoxicación por los coagulantes.
- Si el paciente ha sido sometido a algún procedimiento quirúrgico en la cara recientemente.
- Sangrados de la nariz que surgen junto con fiebre y / o dolor de cabeza.

Tratamiento médico del sangrado nasal

Cuando el paciente se enfrenta a una de las situaciones enumeradas anteriormente, un tratamiento más especializado pasa a ser necesario para el control de los sangrados nasales. Los tratamientos más utilizados para el control del sangrado son:

a) Cauterización química

La cauterización química es un proceso en el que el médico utiliza sustancias químicas para "quemar" los vasos sanguíneos y detener la pérdida de sangre por la nariz. Inicialmente, se coloca en la cavidad nasal un algodón embebido con anestésico local y una sustancia vasoconstrictora para disminuir el sangrado. Después, usamos un algodón embebido con ácido tricloroacético o nitrato de plata para cauterizar la región sangrante y sus alrededores.

b) Cauterización eléctrica

La cauterización eléctrica es habitualmente utilizada cuando la cauterización química no consigue estancar totalmente el sangrado nasal. Es un procedimiento más doloroso que se debe hacer con adecuada anestesia local.

c) Cauterización endoscópica

Con el uso de endoscopio es posible visualizar directamente los puntos sangrantes dentro de la nariz. Ambas formas de cauterización pueden ser usadas (química o eléctrica). Es una forma más efectiva de controlar los epistaxes más posteriores.

d) Tampón nasal anterior

Si las técnicas de cauterización descritas anteriormente fallan, el médico tomará la mano de los tapones nasales para interrumpir la pérdida y la sangre por la nariz. Los tapones son espumas sintéticas, hechas especialmente para absorber sangre y sellar los sangramientos. Después de implantados dentro de la cavidad nasal, el tampón puede ser llenado con suero, para expandirse y comprimir las paredes de los vasos con sangrado. El tampón suele ser retirado después de 48-72 horas.

e) Cirugía

Si todo falla, la cirugía para ligadura (generalmente por vía endoscópica) o embolización de arterias que nutren la cavidad nasal es la alternativa que queda.


Síndrome del Intestino Irritable - Causas, Síntomas y Tratamiento

Síndrome del Intestino Irritable - Causas, Síntomas y Tratamiento

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno gastrointestinal caracterizado por dolor abdominal y alteraciones del tránsito intestinal, sin que haya ninguna causa orgánica identificable. La SII es extremadamente común, siendo responsable cerca del 30% de todos los encaminamientos para los médicos gastroenterólogos. A pe

(medicina)

EMBARAZO ECTÓPICO - Síntomas, Factores de Riesgo y Tratamiento

EMBARAZO ECTÓPICO - Síntomas, Factores de Riesgo y Tratamiento

El embarazo ectópico es un problema que surge cuando el óvulo fecundado se implanta de forma equivocada en otras estructuras distintas del útero. La forma más común de embarazo ectópico es el embarazo tubular, que ocurre dentro de las trompas de Falopio. ¿Qué es el embarazo ectópico? El proceso normal de formación de una gestación consiste en los siguientes pasos: Ovulación → migración del óvulo a una de las trompas de Falopio → encuentro del óvulo con un espermatozoide → fecundación del óvulo → migración del huevo (óvulo fecundado) por la tuba uterina hacia el útero → implantación del huevo en

(medicina)